""
expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

traducir

8.30.2011

Que hacer con las baterias que ya no sirven?




Que hariamos sin las pilas? esa es una pregunta que muchas veces rondo por mi cabeza; pero tambien, que sucede con ellas después de que termina su vida útil, me inquieta aun mas.
                                                           

las baterias Una vez utilizadas se convierten en un residuo tóxico.

Generalmente y por desconocimiento  tiramos las baterias junto  a  la basura común,  esto causa enormes problemas ambientales.  Por ejemplo, una bateria de boton puede llegar a contaminar  600.000 litros de agua.

El mercurio y el cadmio contenido en ellas  junto a otros metales, no se destruyen con la incineración: se emiten a la atmósfera. 
El mercurio es un posible cancerígeno y es bioacumulable. Una alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y al feto, y muy probablemente provocar retraso mental, afectación en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones. El mercurio que se emite en los basureros contamina el agua y la tierra, con lo que puede llegar a la comida pues se acumula en los tejidos de los peces.
El plomo puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo. Como no se degrada, cuando se libera al aire puede ser transportado largas distancias antes de sedimentar. Se adhiere a partículas en el suelo y puede pasar a aguas subterráneas.
El litio es un neurotóxico y es tóxico para el riñón. La intoxicación por litio produce fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo.  Daña al sistema nervioso, hasta provocar estado de coma e incluso la muerte. El litio puede lixiviarse fácilmente y llegar a los mantos acuíferos.
El cadmio es una sustancia cancerígena que si se respira en altas concentraciones produce graves lesiones en los pulmones; ingerirlo provoca daños a los riñones. En dosis altas puede producir la muerte. Ingerir alimentos o tomar agua con cadmio irrita el estómago e induce vómitos y diarrea. El cadmio entra al aire y al agua desde vertederos o por derrames de desechos domésticos, y puede viajar largas distancias.
El níquel tiene efectos sobre la piel. Respirar altas cantidades produce bronquitis crónica, y cáncer del pulmón y de los senos nasales. Se libera a la atmósfera por la incineración de basura. En el aire, se adhiere a partículas de polvo que se depositan en el suelo.

Por fortuna cada vez hay mas soluciones para aminorar nuestro impacto en la naturaleza.


  1. Puedes comenzar comprando pilas recargables,  pues pueden sustituir 300 desechables
  2. No permitas  la incineración de pilas y baterías.
  3. Actualmente se encuentran en el mercado aparatos que funcionan con dinamos, cuerda, energía solar y energía eléctrica. 
  4. Procura tener un contenedor para tus pilas viejas.  Cuando puedas llevalos a los sitios de acopio, ellos saben como disponer estos materiales de tal suerte que no contaminen.
  5. No compres pilas piratas: es ilegal, duran menos y son más tóxicas.
  6. No entierres las pilas, ya que contaminan la tierra, el subsuelo y el agua una vez que se oxida su cubierta de metal.
Recuerda, aunque las baterias son un mal necesario, podemos ser mas conscientes y cuidadosos al darles disposicion final.