""
expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

traducir

5.21.2012

22 de Mayo Día Internacional de La Diversidad Biológica


Por. Parques naturales de Colombia


El día Internacional de la Diversidad Biológica se celebra anualmente el 22 de mayo desde 2001, para conmemorar la adopción del texto del Convenio Sobre la Diversidad Biológica, el 22 de mayo de 1992.
Dicho convenio fue abierto a la firma durante la "Cumbre de la Tierra" de Río de Janeiro, y sus tres objetivos son la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos.   
Según el Convenio Sobre Diversidad Biológica, la biodiversidad se define como ´´la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otros, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos  ecológicos de que forman parte; comprende  la  diversidad dentro de     cada especie, entre  las especies y los ecosistemas´´.

Pero en términos más sencillos podríamos decir que la biodiversidad es la cantidad de especies distintas que conviven en un área determinada. Por ejemplo, existe mayor biodiversidad en 2 kilómetros cuadrados de nuestras selvas colombianas que en todos los bosques de Estados Unidos.

Hasta hoy, han sido identificadas en el mundo alrededor de 1.7 millones de especies de fauna, flora y microorganismos, que constituyen apenas una fracción de la vida sobre la tierra. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que existen por lo menos 13 millones de especies.
Volviendo a Colombia, es tan grande la variedad de especies que hay en el país, que según estadísticas publicadas en el portal del Instituto Humboldt de Investigación de los Recursos Biológicos, en lo que respecta a la diversidad de aves, Colombia, con 1.865 especies, supera a Brasil, con solo 1.622.  Brasil -el gigante del continente suramericano cuya superficie es siete veces mayor que la de nuestro país- que alberga entre el 15 y el 20 por ciento de la biodiversidad del planeta, también es superado por Colombia en materia de anfibios, con 733 especies, contra 517.

En lo relativo a las plantas, Brasil está a la cabeza con 53.000 especies, mientras Colombia figura en segundo lugar con 41.000. En reptiles, Australia, la nación que es todo un continente, está a la cabeza con 755 especies, mientras México es segundo con 717 y Colombia tercera con 524 especies. En diversidad de mamíferos Colombia es quinta con 471 especies, en tanto que Brasil figura primero con 523, seguido de Indonesia con 515, México con 502 y China con 409.
Resumiendo, nuestro país ostenta el primer puesto en diversidad de especies de aves y anfibios; ocupamos el segundo lugar en plantas, el tercero en reptiles, el quinto en mamíferos y somos también el quinto país que tiene más especies endémicas, es decir, que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.



Así las cosas, Colombia es considerada por el Centro de Monitoreo de Conservación Mundial, dependencia de la ONU, como la cuarta nación del planeta en biodiversidad en conjunto, después de Brasil, Australia y China. Pero proporcionalmente, por kilómetro cuadrado, el Ministerio del Medio Ambiente estima que Colombia es el país con mayor biodiversidad del planeta.

Esta enorme diversidad biológica se debe, entre otras cosas, a que nuestro país tiene una ubicación privilegiada en el planeta: por una parte, está situado en el trópico, la franja de la diversidad biológica por excelencia; por la otra, está su ubicación en la esquina norte del continente sudamericano, con dos extensas costas. Como si esto fuera poco, en territorio colombiano, la cordillera de los Andes se divide en tres ramales que hacen posible que existan aquí todos los pisos térmicos, desde el súper cálido al nivel del mar, hasta el heladísimo de las cumbres nevadas, con la presencia de ecosistemas muy diversos, como arrecifes de coral, selvas tropicales, sabanas, humedales, bosques de niebla, páramos y nieves perpetuas.

El destino de muchas especies está en nuestras manos. De nosotros depende su supervivencia y, paradójicamente, de que ellas sobrevivan depende a largo plazo nuestra propia vida.

Probablemente, en muchos mundos a la redonda no haya otro planeta que albergue el maravilloso despliegue de vida de nuestro planeta, y en ese aspecto, Colombia es un país privilegiado. En manos colombianas está el poderlo conservar para las futuras generaciones. Apoyar los esfuerzos de Parques Nacionales Naturales de Colombia para preservar la biodiversidad es dar un paso seguro hacia el futuro, garantizando a las generaciones venideras los servicios ambientales que de ella se derivan y que les permitirán tener una vida digna.